sábado, 11 de octubre de 2014

Laika, la primera cosmonauta

Estos días con el tema del ébola se ha hablado mucho de Excalibur, el perrito que fue tristemente sacrificado por un gobierno incompetente sin ni siquiera saberse si estaba infectado.
Eso me hizo recordar otra historia triste, la misión del Sputnik 2, que le costó la vida a un indefenso animal, Laika.


Laika fue una perrita nacida en 1954 que vagaba por las calles de Moscú hasta que fue elegida para ser el primer ser vivo en viajar al espacio, en 1957. Los científicos buscaban perros callejeros asumiendo que estaban acostumbrados a situaciones extremas de frío y hambre.
Laika fue entrenada junto con dos perros más, Algina y Mushka. Un entrenamiento realmente duro y triste. La elegida fue Laika, que tuvo que cambiar su vida por entrar en la historia para siempre. Antes de la misión, uno de los científicos (Vladimir Yazdovsky) llevó a Laika para que jugase con sus hijos.
Laika fue lanzada el 3 de noviembre de 1957 sin billete de vuelta.


Durante muchos años, la URSS dio explicaciones contradictorias, alegando a veces que Laika murió por falta de oxígeno o que había recibido eutanasia. En 2002 se reveló que Laika había muerto entre cinco y siete horas después del despegue, debido al estrés y el sobrecalentamiento. Su cápsula orbitó durante 163 días hasta que se desintegró al entrar en contacto con la atmósfera el 14 de abril de 1958.

Esta misión desencadenó un debate mundial sobre el maltrato a los animales para avanzar la ciencia.

Afortunadamente, la misión tuvo alguna utilidad. El envío de Laika demostró que es posible la supervivencia de un ser vivo en un entorno de ingravidez y abrió camino a la participación humana en vuelos espaciales.

Tras Laika, la Unión Soviética mandó doce perros más al espacio, de los cuales cinco de ellos regresaron con vida. Al menos en las posteriores misiones, los perros sí tenían billetes de vuelta y la misión acababa en éxito si el animal llegaba a casa sano y salvo.

Laika siempre será recordada en la historia por ser el primer ser vivo en viajar al espacio.




"Cuanto más tiempo pasa, más lamento lo sucedido. No debimos haberlo hecho... ni siquiera aprendimos lo suficiente de esta misión como para justificar la pérdida del animal."  (Oleg Gazenko, uno de los principales científicos de la misión.)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy triste. Quiero decir, muy bonito el artículo, muy bien escrito, pero muy triste el contenido. Estos días estamos especialmente hipersensibilizados con lo de Excalibur. Bueno, ¿qué día no se le encoge a uno el corazón con todo este tema? Cambiando de tercio, muy padre el cambio de look de tu blog. Parece que fuéramos leyendo el artículo y a la vez viajando en un cohete, con ese globo detrás ... muy chulo, me ha encantado. Felicidades.

Daniel dijo...

¡Gracias! Así es, es un tema muy triste... Escribo este artículo haciendo una especie de homenaje a esa perrita.
Con respecto al cambio, ha sido de algún modo "forzado" y no estaba muy seguro de si sería a mejor. Leyendo tu amable comentario me quedo más tranquilo en ese aspecto.
Como siempre, muchas gracias por visitarme y comentar, que es lo que da vida a un blog.
Un saludo.

Anónimo dijo...

El cambio ha sido a mejor, al menos con éste se tiene la sensación de ir viajando en un cohete ... además esos tonos azules hechizan, y crean un ambiente mágico. Bueno, que a mí me ha gustado.
No des las gracias por visitarte. Sin lugar a dudas gracias a tí por regalar a personas como yo el placer de leer textos tan hermosos y escritos con tanta sensibilidad.



Lucía Escamilla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.